El Bicho II ya va camino de Francia para correr las regatas clasificatorias de este año 2016 para poder participar en la Mini Transat de 2017. Son unos días de travesía por carreteras especiales.

Éste proyecto de cruzar el charco en un Mini, que en la mar es casi un cascaron, está más vivo que nunca. Estoy emocionado, quien me iba a decir hace unos añitos, recién hundido El Bicho I, que la cosa podría continuar con un barcazo como éste, con más tranquilidad y más soltura, con más confianza, con ver las cosas desde fuera y poder actuar con calma. En fin, muchas emociones porque esto navega ya.

La primera regata es el 9 de junio, el trofeo Marie Agnes Peron. Son 220 millas de navegación en solitario por Douarnenez, cerca de Brest; luego vendrá la regata Mini Fastnet, y luego a las Azores…

Toca navegar y navegar. Atrás queda el primer barco, El Bicho I y su construcción, la pesadilla del juicio que gané contra la compañía de seguros, que no quería pagar la indemnización por su naufragio. También los dos añitos en Italia trabajando, como constructor de barcos, en Persico Marine. Ahora a aprender a navegar bien en estos barcos y punto pelota.

Gracias vida por esta nueva oportunidad de estar de nuevo frente al océano, gracias familia por vuestro apoyo infinito, gracias amigos por vuestra pasión, gracias Puerto Sherry por confiar y apoyar de nuevo a El Bicho II, y gracias a todos los que apoyasteis a El Bicho I, porque sin un primer Bicho diseñado, construido, navegado y perdido, no habría un El Bicho II potente, fiable y  marinero de la trinca capaz de volar por los mares de Dios!!!!